COR GTE BD 02 01

IFOP utilizará el buque científico Abate Molina para el muestreo oceanográfico de la zona norte de Chile en el marco del estudio conjunto de la región entre los 6°30’N hasta los 26°S, abarcando la costa de Colombia, Ecuador, Perú y norte de Chile.

 

La medianoche del sábado 15 de septiembre, desde el puerto de Valparaíso zarpó el buque científico Abate Molina de IFOP, con rumbo al norte de nuestro país, a desarrollar por 30 días el crucero del proyecto “Condiciones bio-oceanográficas y evaluación de stock desovante de anchoveta entre las regiones de Arica y Antofagasta, año 2018”. El trabajo principal del B/C Abate Molina será monitorear las condiciones bio-oceanográficas de la zona norte y el muestreo de huevos de anchoveta. La ejecución del proyecto está en manos del Departamento de Oceanografía y Medio Ambiente de IFOP.

El jefe de crucero, oceanógrafo Hernán Reyes, señaló que “el grupo que participa en este crucero nacional (17 personas) es muy diverso pues efectuaremos oceanografía física (temperatura, salinidad) química (oxígeno disuelto y nutrientes) y biológica (fito y zooplancton), muestreo de isótopos estables, avistamiento de mamíferos marinos, acústica de anchoveta y plancton y también muestreo de huevos de anchoveta”.

Así también mencionó que “este crucero, en su parte oceanográfica, forma parte del XXI Crucero Regional Conjunto coordinado por la Comisión Permanente del Pacífico Sur (CPPS) donde participan simultáneamente buques científicos de Colombia, Ecuador, Perú y Chile y que abarcan la costa de esos 4 países, donde en Chile es hasta el paralelo 26°S. El objetivo de este estudio regional es documentar la variabilidad de las propiedades del océano y la atmósfera adyacente en el Pacífico Sudeste en septiembre-octubre de 2018 con la finalidad de anticipar -de manera oportuna- la presencia de condiciones ENOS a partir de noviembre/diciembre de 2018 a marzo/abril de 2019. En este momento, según las instituciones especialistas, la región se encuentra en estado de Vigilancia de El Niño, con probabilidad de 50-55% de la ocurrencia de un periodo cálido en el trimestre septiembre-noviembre, pero que aumenta a 65-70% para el verano austral. Por lo anterior, el desarrollo de un crucero que abarque toda el área señalada es oportuno y necesario para conocer el comportamiento del océano en esta etapa previa a un posible calentamiento anómalo de las aguas costeras de la región”.